Blog

Consejos para ayudarte con la siesta y las comidas

Si hablamos de digestión tenemos que pensar en un proceso complicado, porque además del estómago, están involucrados otros, como el páncreas o el intestino, dentro de ellos, las sustancias asimilan lo que comemos, y absorbemos los nutrientes. Así que si tienes una mala digestión empieza a preocuparte y tomar medidas, porque podrían generarte una enfermedad.

La doctora Conchita Vidales, especialista en nutrición y dietética y miembro de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática de Madrid, explica a través de su libro “Digestión perfecta” como se deben realizar un buen proceso. Para ello debemos alimentarnos de manera correcta y equilibrida y abandonar las costumbres y malos hábitos que son poco saludables.

Además, la doctora indica que es bueno que la digestión se haga en reposo, pero no significará dormir o estar detenido. La siesta no es nuestro mejor amigo. También se debe tener una buena dieta, acompañada de zanahorias, fruta, papas, cebolla, entre otras. Todas estas, gracias a las vitaminas que contienen, lo que ayudará a que la función de los órganos se lleve bien a cabo.

La siesta y la mala ingesta de alimentos pueden ser perjudiciales para tu salud, puede provocar desde un simple estreñimiento hasta patologías mucho más graves, como la diverticulitis o más conocida como diverticulosis, los tumores o pólipos.

Intente seguir los siguientes consejos:

-Si durmió mal o poco, no se le ocurra comer algo tan pesado en calorías, podrá inducir al sueño en su hora de descanso.

-Si padece de sobrepeso y quiere adelgazar, tiene que si o si disminuir la grasa abdominal, no debe dormirse sentado no apriete el tubo digestivo para que su contenido pueda discurrir sin compresiones.

-No puedes dormirte una siesta apenas termines la comida, no puedes dormirte por lo menos dos horas después de almorzar o cenar. Si lo haces, debes hacer semi sentado para que no sea tan terrible, y no sufras de reflujos.

 

-Tómate tu tiempo, mastica y disfruta las comidas, cuenta hasta 20 antes de tragar, eso te ayudará bastante.

 

Y recuerda siempre que tenemos que comer para vivir y no vivir para comer, y hacer a lo menos 30 minutos de actividad física al día.

 

FUENTE: ELCOMERCIO.ES