Blog

Las dietas al parecer no sirven

Al parecer perder peso es un gran reto para muchas personas, que lo intentan una y otra vez. El famoso reality norteamericano “The Biggest Loser” es un gran ejemplo, en este programa que ya lleva 15 temporadas, se trata de que la persona que más kilos pierda gana el concurso. Desde el Instituto de Salud de Estados Unidos, se hizo un estudio hace siete años para investigar lo que le pasaba a estos ganadores del programa, tomando como conejillos de indios a los 16 participantes de la temporada del año 2009.

Ese mismo año ganó Danny Cahill, con un récord en toda la historia de este reality, el hombre llegó con 195 kilos y al finalizar pesaba 86 kilos, medía 1,80 mts, había logrado dejar atrás 109 kilos en sólo siete meses. La Institución investigadora siguió seis años al ganador, que pronto se convirtió en una verdadera celebridad, ofrecía seminarios y charlas de superación. Además, el Instituto de Salud de Estados Unidos también, siguió a otros concursantes. Todos estos resultados fueron publicados en la revista Obesity, que arrojó resultados increíbles. Todos los investigados, menos uno, ganaron peso y cinco de ellos tenían hoy una cantidad de kilos igual o mayor que cuando comenzó este programa.

Los participantes recuperaron un 70% de peso de lo que habían perdido, incluso mister Cahill tiene 47 kilos más de cuando ganó el concurso.

Este trabajo puso en evidencia algo que viven millones de personas en el planeta, que intenta con dietas bajar los kilos de más. Pero los problemas no son bajarlos, sino mantener el peso. El diario The New York Times, fue el primero en dar a la luz este estudio, que confirma la lucha constante del organismo por recuperar ese peso perdido.

La razón  principal que nos impide mantener este nuevo peso es el metabolismo basal, este es el que determina cuántas calorías gasta nuestro organismo cuando se encuentra en reposo. Se constató que al final del reality Show, los participantes del programa se volvieron lentos y poco ágiles. Y era de esperarse, porque ya se sabe que el metabolismo no es estático, este se adapta a las condiciones ambientales, y como el cuerpo observa una disminución grande, el cuerpo baja su nivel metabólico para que el individuo en particular no pase a un estado de desnutrición. Es por ello, que a los participantes ya con su nuevo peso les costó tanto mantenerlo.

La novedad de este estudio, mostró que nuestro metabolismo lento se mantuvo así por mucho más tiempo de lo normal. Y no es sólo eso, se volvió más ahorrativo que el de las personas comunes, imaginense que hoy Cahill pesa 133 kilos y si quiere mantenerlo sin subir, sólo puede consumir 800 calorias, esto corresponde a la cuarta parte de lo que puede consumir una persona normal diariamente.

La única manera de mantener el peso, es haciendo y alternando la dieta con ejercicio, porque cada vez el organismo tiende a sincronizar el metabolismo.

El ejercicio además de darte energía y quemar calorías, te mantiene activo y alegre, eligenos te esperamos.