Blog

Ejercicio físico y sistema inmunológico

¿cómo afecta la práctica de actividad física sobre nuestros sistema inmune?
Roy j. Shepard et al. (1994) afirma que el ejercicio físico hasta el agotamiento o extenuante, provoca cambios desfavorables en nuestro sistema inmunológico y afectaría aun mas en estados de mucha tensión sicológica o ambiental.
Podríamos decir entonces que entrenamientos moderados, debidamente planificados, reduciría las reacciones adversas asociadas a estímulos de ejercicio muy intensos.
En estudios realizados por David C. Et al. (1999) observo cambios significativos en el nivel y actividad funcional de los parámetros inmunológicos de los atletas, estos cambios se relacionan mas con inmunosupresión debido a la intensidad del entrenamiento, pero aun así,  no es posible vincular estos cambios a una mayor incidencia de infección  o enfermedad.
Si relacionamos la practica de ejercicio moderado y su efecto en el sistema inmune de ha demostrado que realizar ejercicios de intensidad moderada durante 15 días, en comparación con la inactividad, se observo una disminución en el numero de enfermedades, aunque no se observaron cambios significativos sobre el sistema inmunológico,  Pese a esto es necesario seguir investigando.
¿Cuál es la clave entonces?
Una buena planificación del entrenamiento debe evitar volúmenes e  intensidades muy prolongadas en el tiempo, para no sobreentrenar al atleta (de cualquier tipo, aficionado o de elite) y producir constantemente inmunosupresiones que podría dejar el camino libre a las enfermedades. Con una buena planificación del entrenamiento evitamos el deterioro de nuestro sistema inmune.
En conclusión
Teniendo en cuenta lo que nos dice la literatura científica, está claro que es necesario seguir investigando para obtener datos concluyentes que afirmen de forma clara y concisa si el ejercicio puede reportar modificaciones beneficiosas sobre el sistema inmunológico. Además de esto, es necesario resolver si el ejercicio de carácter intenso puede suponer mayores riesgos de cara a posibles infecciones y/o enfermedades.
A parte de esto, a pesar de no obtener datos concluyentes, podemos afirmar que la práctica de ejercicio físico a intensidad moderada como caminar, correr, nadar… presentan grandes beneficios sobre nuestro sistema inmunológico (el cual se ve reforzado) y salud en general.
“Rompe la Inercia con EjeSaludChile”
Share